ALGA Revista de Literatura
nº90 - otoño 2023




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Enric Velo
  • Lucía León
  • Goya Gutiérrez

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Foto de la colección "Mimiamimemima"
      (Miami, EE.UU., 2022)

      de Eduard Reboll

    Sumario
    http://revistaliterariaalga.com/

    Libros comentados

    MARIANA COLOMER

    MARIANA COLOMER (Barcelona, 1962) es poeta y licenciada en Filología Hispánica. Ha publicado Crónicas de altanería (1999, 2003); La Gracia y el deseo (2003); La Grazia e il desiderio (2004), en traducción de E. Coco; Libro de la suavidad (2008, 2017); Salir de mí (2012); La indigente (2016); Auroras (2019); Profetizarás (2020); y Maestra (2023).



    Clamor en la memoria
    De Dionisia García
    Editorial Renacimiento, Sevilla, 2022
    Poesía, 104 páginas

    EN ESA RINCONADA DEL MISTERIO

    Dionisia García nació en Fuente- Álamo, Albacete, en el año 1929, pero reside en Murcia desde hace más de treinta años, en cuya Universidad se licenció en Filología Románica, la misma que, en el año 2000, instituyó el Premio de poesía que lleva su nombre. Es miembro correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo (Málaga). En 2017 se editó "Atardece despacio (1976-2017), volumen que recoge sus trece poemarios publicados, además del inédito "Regresos". Ha cultivado también, el cuento, el aforismo, el ensayo y la autobiografía novelada.
    La muerte del esposo es el motivo que inspira su último libro "Clamor en la memoria" (2022), libro que ha sido galardonado con el Premio Nacional de la Crítica, 2023.
    San Agustín habla de la memoria "como la facultad que permite constatar la finitud de la criatura y a la vez su destino de eternidad".
    En estos poemas, el sentir elegíaco, expresado de forma intensamente contenida, se une al amor: "No sé si al otro lado/ sabrás que te he querido/ antes, en, y después" (pág.73), nos dice.
    Este ejercicio de evocar su vida junto al ser amado se inicia en el primer poema con el encuentro de ambos, en el que ella le saluda y él le estrecha la mano, llenándolo todo con su presencia: "Estaba él y no faltaba nada" (pág.15).
    En la primera y segunda parte del poemario se rememoran los días del noviazgo, después, la vida en común con el nacimiento de los hijos, el trabajo, el tiempo de ocio…En un determinado momento la poeta, utilizando el recurso artístico del "arte dentro del arte", se detiene ante el retrato que de él pintó José Lucas, y destaca tres rasgos del amado: "la bondad de su imagen retenida, / la inocencia en los ojos;/ el gesto inteligente/ de quienes antes llegan" (pág. 40)
    A medida que avanza el libro se va descubriendo la personalidad de un hombre que manifiesta "que la lectura era necesaria/ para el disfrute de pensar el mundo" (pág. 21). Un hombre que ama la música, el cine…, y que tiene ante todo un alto sentido de la justicia y de la libertad.
    Y ella comprende que amar comporta aprender del otro, y así dice: "Me enseñaste a crecer en la belleza" (pág.90).
    Y es en la tercera parte de "Clamor en la memoria", donde el libro alcanza su clímax, al abordar sin reservas el tema de la muerte, que aparece también como un leitmotiv en toda su obra. Nuestra condición efímera es según ella "un lamento que en el camino vamos arrastrando" (pág. 68). Pero sabe también que: "El misterio es la herida que nos puede curar" (pág. 73). Dionisia García vuelve a utilizar las figuras retóricas que mejor propician la tensión poética: la antítesis y la paradoja, figuras que ya había cultivado magistralmente en los poemarios "Aun a oscuras" (2001) y en "La apuesta (2016).
    Y hay tensión entre la ausencia del esposo por su muerte física y su presencia espiritual, porque la muerte no es el final: "Nada podrá arrancar /el calor y la fuerza/ de las manos ausentes" (pág. 71), nos dice. Y es que ahora él vive" en esa rinconada del misterio" (pág.67).

    página siguiente