ALGA Revista de Literatura
nº88-89 - primavera 2023
40 aniversario / 1983-2023




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Enric Velo
  • Lucía León
  • Goya Gutiérrez

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Iglesia de los Franciscanos (Lucerna, Suiza)
      de Enric Velo


    Sumario
    http://revistaliterariaalga.com/

    Poesía

    ANTONIO TELLO

    ANTONIO TELLO (Argentina, 1945) Poeta, narrador y ensayista considerado por la crítica una de las personalidades más relevantes de la literatura argentina del exilio. Su poesía - Sílabas de arena, Nadadores de altura, O las estaciones, Lecciones de tiempo, En la noche yerma, etc.- es valorada por la musicalidad, la precisión y su hondura metafísica. En diciembre de 2015, el Gobierno de Córdoba (Argentina) le concedió el Premio Reconocimiento al Mérito Artístico por el conjunto de su obra y su defensa de la libertad de conciencia y de los derechos de autor. En 2020, el Concejo Deliberante de su ciudad lo declaró "Persona destacada de la cultura" y en 2022, la Fundación Argentina para la Poesía, lo reconoció entre los diez poetas argentinos más destacados del año incluyéndolo en su antología anual.

    Siete segundos. Siete días. Siete años. Siete eternidades.
    El tiempo que dura el abrazo.
    ¡Pobre alma, que necesita de la materia, esa tensión que perece,
    para conocer los sentidos!
    ¡Pobre espíritu, que necesita del amor, esa fantasía de la carne,
    para conocer la emoción!
    Sí, el tiempo que dura el abrazo.
    Siete eternidades. Siete años. Siete días. Siete segundos.

    ...la pasión,
    esa carne líquida que nos corre por las venas,
    es lo que nos hace uno; uno el cuerpo,
    una la palabra, uno el silencio que nos electriza.
    Uno el vértigo que nos abisma.

    ...las palabras que te digo quedan aquí, vibrando como gotas de lluvia;
    como notas colgadas de la brisa. Espigas de voz que, cuando ya no estemos,
    cuando los nietos de tus nietos hayan muerto, harán que la muchacha que
    seas entonces sonría como tú lo haces ahora.
    Porque, tal vez, así ya sucedió y las palabras que ahora te digo ya fueron dichas
    por el joven que fui antes de que tú y yo naciéramos, antes de que tú y yo existiéramos.
    En otro lugar, en otro tiempo.

    Cae la tarde. La brisa, que huele a algas y a sal,
    rola descontando collares sobre las aguas.
    Un barco, en su navegar, rompe la pesada corva del mar,
    en cuyo fondo yacen los pecios de civilizaciones pasadas.
    Ido el sol, el extraño, que afirmado en la borda del barco
    mira el Mediterráneo, es también el atardecer.
    El instante en que el día siente la nostalgia de la luz
    y el alma el anhelo de otro horizonte.

    puedo ser o acaso soy la hierba bajo tu cuerpo 
    el olor de la tierra   el sabor de la brizna     el cielo
    en tus ojos el susurro de la brisa   la nube que pasa  
      el correr del agua      los dedos de la lluvia   
    puedo ser o acaso soy ese tiempo que te abraza

    Contemplo tu rostro. Me detengo en tu
    boca. Veo una mariposa con las alas
    abiertas. Tu sonrisa está a punto de volar.

    Deseo su vuelo, el vuelo de la mariposa,
    el vuelo como vuelan las mariposas.

    página siguiente